Quiénes somos > Misión, visión y valores

Misión, visión y valores

MISIÓN

La razón de ser del Comité Cidadán Anti-SIDA de Ourense se enmarca en el desarrollo de los siguientes objetivos:

  • La prevención de la transmisión de la infección por el VIH y de las consecuencias socio sanitarias derivadas.
  • La sensibilización de la ciudadanía en torno a la problemática generada por esta enfermedad.
  • La defensa de los intereses de l@s afectad@s por el VIH-SIDA.
  • La lucha contra el estigma y discriminación de las personas afectadas por el VIH en los ámbitos social, laboral y sanitario
  • Colaboración con aquellas entidades y asociaciones que persigan los mismos fines o trabajen con personas afectadas por una problemática relacionada.
  • La promoción de actividades y servicios efectivos para la prevención en tres niveles:
    • Primaria: dirigidas a la población en general  a fin de evitar nuevas transmisiones del VIH-SIDA.
    • Secundaría: detección precoz, inicio de tratamiento y minimización de las consecuencias que pueda  generar el VIH-SIDA.
    • Terciaría: intervenir sobre las consecuencias directas derivadas de la propia enfermedad, como sobre las indirectas que afectan a los contextos socio familiar, socio laboral y  económico, cara el logro de la plena integración y rehabilitación.
  • Trabajamos para el reconocimiento de los derechos de cada persona, buscando las formas para hacerlos efectivos. Reivindicar los derechos de cada persona, ya esté en una situación de calle, de privación de libertad o sea portadora del VIH-SIDA.
    • La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto  a la ley y a los derechos de  los demás son fundamentales para el orden político y la paz social (Constitución, Art.10).
    • Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social (Constitución, Art.14).

 

VISIÓN

La evolución  de los tratamientos  contra VIH-SIDA y la casi cronicidad de esta enfermedad en el aspecto clínico, que no en el social, hace que nos replanteemos nuestra visión sobre las líneas de intervención y el perfil de las personas con las cuales trabajamos.

 

Nuestra visión se ha enfocado pues al desarrollo de estrategias y acciones encaminadas a paliar y erradicar la exclusión social, familiar y laboral de las personas con VIH-SIDA así como de aquellas personas que realizan conductas de riesgo (consumidores de drogas, profesionales del sexo,…) o cuyas circunstancias socioeconómicas (reclusos, ex reclusos, sin techo, parados, transeúntes,…) suponen un riesgo social de vulnerabilidad y marginalidad.


Entendemos que actuar sobre la exclusión es actuar en la prevención de desarrollar conductas y prácticas que pueden conllevar contraer el VIH-SIDA, al tiempo que reivindicar la dignidad de las personas con VIH-SIDA en cuanto que ciudadanos de pleno derecho.

 

VALORES

La actividad y convivencia diaria (durante más de 23 años) desarrollada desde la empatía, el no enjuiciar y la horizontalidad, así como la formación nos dotan de experiencia y capacitación para abordar análisis de la realidad objetivos y planificar estrategias de actuación ante la vulnerabilidad, la marginalidad y la exclusión.

 

Compartir momentos especiales con personas en situación de vulnerabilidad (afectadas VIH-SIDA, consumidores de droga, profesionales del sexo,…), vivenciar sus emociones y acercarnos a la comprensión y el apoyo, ha reforzado nuestros valores sociales.


Apoyo y acompañamiento desde la horizontalidad y la proximidad del trabajo de calle que nos permite contactar con personas que por su situación de marginalidad ya no se acercan a los servicios sociales ordinarios.


La intervención durante 15 años en el ámbito penitenciario, fomentando y apoyando la adopción de medidas de prevención (implantación del PIJ, formación de agentes de salud,..) como desarrollando intervenciones terapéuticas (grupo de autoapoyo, talleres de uso y sexo más seguro,…) y sociales (mediación y tutela de permisos penitenciarios), nos permitió comprender la necesidad de implementar análisis y estrategias diseñadas desde un óptica multifocal y pluridisciplinar.

 

La Casa de Acogida, creada en 1994 y por la cual han pasado ya más de 300 personas, nos ha permitido vivenciar y conectar con las necesidades vitales y emocionales de acompañamiento, apoyo, y convivencia de personas que, además del deterioro físico inherente a su condición de afectadas de VIH-SIDA y patologías asociadas, sufren serio deterioro social (ausencia de lazos familiares).

 

Ética Profesional

La Junta Directiva, el equipo técnico, las personas voluntarias y el personal en prácticas, así como los socios son personas que desde un primer momento son afines a esta entidad, y a sus objetivos, anteponiendo estos, a sus intereses particulares.
Estés son unos de los mejores valores que tiene esta entidad, y que hace que el ambiente de trabajo y la relación con las personas que atendemos y la intervenciones que realizamos sean desde el respeto,  la horizontalidad y la empatía.

 

Compromiso Social

Compromiso con las personas afectadas por el VIH-SIDA y sus familias, pero también con  los más desfavorecidos, con las personas en una situación de vulnerabilidad, marginalidad o exclusión social.
 

      Imprimir